¿Cómo actúa Aspirina?

Cuando hay una lesión, una inflamación o una infección, en la zona agredida se generan unas sustancias llamadas prostaglandinas, las que podrían ser llamadas también "mensajeras del dolor" porque informan al Sistema Nervioso Central de la agresión y activan la respuesta biológica de dolor, inflamación y fiebre.

Aspirina® inhibe la producción de las prostaglandinas, produciendo así una rápida y eficaz acción de alivio del dolor, desinflamatoria y antipirética.

Aspirina® actúa bloqueando la transmisión del estímulo doloroso, en una acción analgésica periférica. Gracias a ello, Aspirina® alivia gran cantidad de dolores de intensidad leve o moderada: dolores de cabeza comunes, y cefaleas provocadas por la tensión, dolores corporales de tipo muscular, articular u ósea, como también otros malestares dolorosos..

Es muy eficaz para tratar dolores articulares, musculares y óseos, en dolores dentales y de oídos. Es una indicación médica habitual para aliviar los dolores característicos de la artritis reumatoídea.

Por sus acciones simultáneas como analgésico, antiinflamatorio y antifebril, es altamente efectiva en el tratamiento y alivio de los múltiples síntomas del resfrío y la gripe, como cefaleas, dolores musculares y fiebre. Aspirina® actúa bloqueando el mecanismo que provoca la fiebre, y baja la temperatura mediante la vasodilatación y la sudoración.

Es también efectiva en dolores relacionados con la menstruación, porque durante el ciclo hay una intensa estimulación de las prostaglandinas, cuya producción es inhibida por la Aspirina®.

Está también científicamente comprobado que Cardioaspirina® tiene una acción antiagregante plaquetaria, es decir, inhibe el mecanismo de formación de trombos en el sistema circulatorio. Administrada a dosis bajas y regulares, disminuye el riesgo de infarto cardíaco, ataque cerebral y trombosis periféricas.

(Más información en www.cardioaspirina.cl)